viernes, 18 de febrero de 2011

FEBRERO 2011

Llegue a media tarde. Del aeropuerto al centro son como 10 minutos, pasamos por un sitio arqueologico del cual no recuerdo el nombre, pero si recuerdo que es pequeño.


Bajando del taxi se siente el clima real, un calor con muchisima humedad. El día estaba soleado, muy cálido y muy bonito. El hotel esta padre, pantalla de plasma, baño con mármol y cama king size, balcon y muy iluminado. Hay alberca pero ni la conocí.
Tengo una relación compleja con el mar. Por un lado, lo siento tan familiar por que por unos años fue mi lugar de trabajo permanete y actualmente voy de vez en cuando. Por el otro,me fascina por que he tenido oportunidad de disfrutarlo en el caribe mexicano, en el golfo y esta vez en el Pacifico. Me llena de paz el verlo tan azul, tan calmado, tan perfecto. me gusta nadar en el mar, sentir el sol en mi espalda, tener arena en las plantas de los pies, cansarme, refrescarme y ver alguna que otra buena figura en traje de baño. En esta playa en particular, incluso los topless son muy agradables a la vista, es temporada baja y se ven italianas, francesas  algunas canadienses. Tuve oportunidad de platicar con una chava francesa en el aeropuerto de México, hablo muy poco frances pero el Ingles si lo hablo fluido. Platique con una pareja de Gringos en el avion  y en la playa conocí italianas. Se sorprenden de lo barato que es para ellos la comida, el alojamiento y los servicios excepto el pasaje de avión, pero bueno, las tarifas aereas nunca han sido de lo mas accesibles en el país.






De día, los colores, el sonido, un buen cocktail de pulpo, un pescado empapelado, con unas cuantas chelas pacifico han tenido un efecto de resucitar mi cuerpo decadente por el estres laboral. Ahora todo son sonrisas, musica, comida y chupe. De lujo.

En la tarde, caminata por el centro, paseo a las bahias y en la noche, quise ir a un cafe en donde se escuchaba un trovador. Excelente café, buen baguette y magnifica música, unas estrofas de besame mucho en español, francés y mixteco. Ya mas tarde una visita a un restaurante en un embarcadero con velas, muebles minimalistas, iluminados por algunas antorchas. Buenos shots de vodka. Al final de la noche, una visita a la papaya. Unica disco del lugar. Buen ambiente.
Al día siguiente, recorrido por el resto de las 7 bahias en lancha, mas comida, mas sol, mas risas, mas vida.


Huatulco es la neta, roger se los recomienda.

Saludos.

5 comentarios:

  1. pooota esa es vida y no pedazos!!!... huatulco no tiene madre...

    que chingón leerle de nuevo compa!!!

    saludos!!!

    ResponderEliminar
  2. @Sizu @Destroyer¡¡


    Saludos, el siguiente post nomas por gusto es en su honor.

    Saludos

    Roger

    ResponderEliminar
  3. Auuuuuuuuuu yo tambien queria postear sobre mis aventuras en la playa en vivo y en directo pero estuve tan pocos dias que ni tiempo me dio.

    Sigues alla? que te la pases muy bien.

    Recuerdo que cuando estaba con mis amigos en la playa tendidos en camastros y otros jugando en el mar uno dijo: asi deberia ser la vida. eso de que solo por momentos porque si no no lo disfrutas igual son falacias, asi deberia ser la vida, siempre.

    Suerte!

    ResponderEliminar
  4. Señorita diiiaablaaaaa!!!!!!

    Justo en estemomento de retache al defectuoso.

    Saludotes


    Roger

    ResponderEliminar